En Pasto, estudiantes, trabajadores y administrativos de la Universidad de Nariño, como parte del paro escalonado que iniciaron el pasado martes 9 de octubre para exigir solución al más de medio billón de pesos que se requiere para el funcionamiento del alma mater, en las últimas horas marcharon por las calles de la ciudad sorpresa reclamando una solución real e integral frente a la crisis que vive la universidad pública en Colombia.

«Estamos la mayoría de la Universidad de Nariño y algunos estudiantes de otras universidades de carácter privada, estamos aquí reunidos para hacer un acto de presencia y un acto simbólico frente a las políticas en carácter con el presupuesto para la educación propuestas por Iván Duque que nos están perjudicando desde hace mucho tiempo y prácticamente este año fue la gota que rebasó la copa, entonces los estudiantes estamos unidos en este movimiento para exigirle al Gobierno que nos dé las garantías mínimas para poder educarnos y para poder educar a las generaciones que vienen atrás de nosotros”, indicó Jaime Iván Salazar, estudiante participante.  

Por su parte, Carlos Solarte, rector de la Universidad de Nariño, dijo: «Hemos demostrado claramente con cifras que no hay una crisis inventada, que hay un problema estructural que viene desde 1992, de tal manera que las solicitudes son concretas, sortear estas dificultades en el momento pero iniciar un proceso serio de discusión para corregir el origen de este problema estructural de desfinanciamiento, que por supuesto afecta a la Universidad de Nariño”.

Asimismo, Hernando Meneses, presidente Sintraunicol Nariño, manifestó que «la gran movilización de la educación pública superior adecuada, creemos que es injusto que las universidades del país, las universidades públicas estén viéndose en una asfixia presupuestal provocada por la expedición de una ley, el problema es estructural, el problema requiere una reforma sustantiva a la financiación adecuada a la educación pública superior».

«La Universidad de Nariño recibe una de las bases presupuestales más bajas y aún así ha logrado acreditarse, tiene acreditadas sus licenciaturas, varios programas y sigue haciendo presencia en una región tan complicada, con tantas dificultades, donde escasean las oportunidades como es Tumaco”, agregó el rector de la Universidad de Nariño.

Con la propuesta del Gobierno nacional de inyectar un billón de pesos a la educación del país, la universidad podría solventar algunos de los problemas de infraestructura, tecnológicos y demás, sin embargo, resulta preocupante la distribución de esta suma en todo el país.