Los campesinos de Cajicá, un municipio vecino a Bogotá, ya no pueden pagar sus impuestos con lo que les da la tierra. Su predial no avalúa la tierra para la agricultura sino para la vivienda.