La Fiscalía General de la Nación presentó ante un juez de control de garantías a los exalcaldes de Carepa (Antioquia), Ovidio de Jesús Ardila Rodas; y de Necoclí (Antioquia), Jaime López Pacheco; y a otro exfuncionario, como presuntos responsables de direccionar la contratación de sus municipios para que quedara en manos de las empresas de John Fredy Zapata Garzón, alias Candado o Messi, uno de los señalados narcos invisibles del ‘Clan del Golfo’.

Los dos exmandatarios, a través de terceros, habrían recibido aportes por 410 millones de pesos para sus campañas políticas.

Lea también: Se reduce en un 50 % el precio del SOAT para motos de bajo cilindraje y otras categorías de transporte público

Tan pronto ganaron las elecciones y asumieron los cargos, al parecer, orientaron la contratación a favor de las empresas de ‘Candado’ o ‘Messi’ en contraprestación por los dineros recibidos.

El material de prueba indica que, por estas actuaciones irregulares, los exfuncionarios también pactaron a cambio entre 12% y 15% de los valores totales de cada contrato.

En ese sentido, el exalcalde de Carepa (Antioquia), presuntamente, entregó tres contratos por más de 8.350 millones de pesos; mientras que el exalcalde de Necoclí (Antioquia) habría asignado contratos de suministro de combustible por cerca de 1.690 millones de pesos.

En las maniobras ilícitas, al parecer, también participó el exsecretario de Planeación de Carepa, Alex Lozano Lozano, quien sería el responsable de direccionar un contrato por 453 millones de pesos para la construcción de un parque.

Una fiscal de la Unidad Especializada de Antioquia imputó a los tres exfuncionarios, según el posible nivel de participación, los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de cometer delitos contra la administración pública e interés indebido en la celebración de contratos.

Los cargos no fueron aceptados por los procesados.