La Fiscalía General de la Nación aseguró que no hay evidencia que la pequeña Sara Sofía de 23 meses, desaparecida desde el 15 de enero, haya sido arrojada al río Tunjuelito, al sur de Bogotá.

Buscaron hasta las puertas donde queda estancada la basura, no puede pasar sino el agua”, dijo la fiscal del caso.

No se encontró ningún elemento material probatorio que indique que la niña fue arrojada en este caño, como lo manifiesta Carolina (madre de la menor)”, reiteró la fiscal.

 

 

 

 

La Fiscalía no cree en la versión entregada por la madre de la menor Carolina Galván y su padrastro Nilson Díaz.

A este momento la niña se encuentra desaparecida, los últimos que saben dónde está la menor son las personas” aquí presentes (Galván y Díaz), puntualizó la fiscal encargada del caso.