La Sala de Reconocimiento de la JEP ordenó remitir el proceso judicial de Luis Fernando Almario Rojas a la Unidad de Investigación y Acusación (UIA).

La decisión se tomó ante la ausencia de “reconocimiento de responsabilidad” y su insistente alegato de “inocencia”.

Le corresponderá a la UIA investigar a Almario y decidir si lo acusa ante el Tribunal para la Paz de la JEP.

 

Te puede interesar: Un policía muerto y un fiscal herido tras balacera contra delincuentes en los cerros de Bogotá

 

De ser vencido en el juicio adversarial, Almario Rojas podrá ser condenado hasta 20 años de cárcel.

Almario Rojas, exrepresentante a la Cámara por Caquetá, es señalado de ser uno de los responsables del magnicidio de Diego Turbay Cote, Inés Cote, tres escoltas, un conductor y un amigo de la familia, ocurrido el 29 de diciembre del año 2000.

 

Mira también: Desalojo a las afueras de la cárcel La Modelo terminó en grave incendio

 

Almario no ha reconocido su responsabilidad en esos hechos desde julio de 2020, cuando fue aceptado su sometimiento voluntario a la JEP.

La masacre fue ejecutada por la Columna Móvil Teófilo Forero. Aquel día fueron asesinados Diego Turbay Cote (en ese entonces presidente de la Comisión de Paz de la Cámara); su madre, Inés Cote de Turbay, y sus acompañantes: Jaime Peña Cabrera, Edwin Amir Alarcón Angarita, Hamil Bejarano Martínez, Dagoberto Samboní Uni y Rafael Ocasiones Llanos.

 

Mira además: MinJusticia anuncia que Emilio Tapia será recluido en cárcel La Picota de Bogotá

 

Asimismo, a Almario se le investiga por su participación en el secuestro de Benjamín Herrera Londoño, ocurrido en 2002.

Además, a Almario Rojas se le investiga como el determinador del secuestro de Rodrigo Turbay Cote que fue perpetrado por los frentes 14 y 15 de las Farc-EP en 1995.