La Fiscalía imputó al exfuncionario del Inpec, Juan Enrique Gil Peñaranda, por los delitos de prevaricato por omisión y concusión por hechos cometidos en el año 2017, cuando se desempeñaba como supervisor de prisión domiciliaria en el establecimiento penitenciario y carcelario El Cunduy de Florencia (Caquetá).

Gil Peñaranda, quien no aceptó los cargos, se presentó de manera voluntaria el fin de semana pasado en las instalaciones de la Fiscalía en el barrio La Estrella de esa ciudad, al conocer la orden judicial que pesaba en su contra.

En las audiencias preliminares realizadas ante un juez con funciones de control de garantías de la capital caqueteña, se conoció que el exfuncionario, aprovechándose de su cargo, al parecer constriñó, solicitó e indujo a varias personas privadas de la libertad con beneficio de la prisión domiciliaria, a darle dinero a cambio de no reportar el incumplimiento de la misma, cuando los sorprendía por fuera de sus residencias.

El fiscal delegado, solicitó la medida de aseguramiento en su contra, pero el juez se abstuvo de imponerla al considerar que el imputado no representa peligro para la sociedad.