Luego de su salida de la gerencia de EPM, Álvaro Guillermo Rendón reveló que sintió presiones corporativas mientras estuvo en cargo y que provocaron tensión con el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, hasta declararlo insubsistente.

«Hay una señora que es la secretaria privada del alcalde que ha estado trascendiendo mucho en la organización se ha involucrado en reuniones privadas mías, ha hecho investigaciones sin notificarme, le dije al alcalde que paráramos eso y tal vez no fue de su gusto«, contó Rendón.

El directivo advirtió que los cambios en EPM no causarían retrasos en el proyecto Hidroituango.

«No creo porque en eso hay muchas capacidades, no veo como altere ello a menos que sea intempestivo. La demanda menos porque se dará tal vez cuando concluya el proyecto«, detalló el exgerente de EPM.

En remplazo de Rendón queda encargada de la Gerencia de EPM la ingeniera Mónica Ruíz, quien se desempeñaba como vicepresidenta de estrategia y planeación. Lleva 25 años en la compañía.

Publicidad