El análisis de las llamadas de amenaza que recibió el Gobernador encargado de La Guajira fue lo que le permitió a la Fiscalía deducir una presunta relación de la destituida gobernadora Oneida Pinto.

El mismo Fiscal General anunció las conclusiones del trabajo de la Fiscalía, pero ella sacó un comunicado asegurando que es ajena a esas amenazas.