Una verdadera polémica ha desatado el proyecto de reforma a la justicia que presentó la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, en el cual se plantea entre otras cosas, ajustes a la acción de tutela.

Para el exmagistrado de la Corte Constitucional, Alfredo Beltrán, es contraproducente que se plantee la posibilidad de que las tutelas se presenten ante jueces especializados según sea la situación en la que se desee pedir protección.

“La Constitución dice que se puede poner ante cualquier juez, para facilitarle a los ciudadanos la protección de sus derechos, ahora no es ante cualquier juez sino ante un juez especializado, así por ejemplo si es tutela para defender derechos de un menor o de la mujer en el marco de la violencia intrafamiliar tendría que interponerse la acción de tutela ante el juez de familia. Ello significaría que la persona tendría que conseguirse abogados con gran filigrana de especialización para poder interponer una acción de tutela”, indicó.

Postura que compartió el exmagistrado de la Corte Constitucional, Juan Carlos Henao, al indicar que “es mejor no tocar la tutela o si acaso muy mínimamente, eso de irse a un juez especializado tiene una desventaja”.

Para el exministro de justicia, Juan Carlos Esguerra, “la tutela debe volver a ser un mecanismo útil de protección de los derechos fundamentales, no puedo ser eso en lo que se ha convertido, en una instancia más de los procesos judiciales en donde la persona que pierde un proceso mete una tutela a ver si logra que le suene la flauta, para eso no es la tutela”.

Para el exmagistrado de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández, es claro que modificando la tutela “no se resuelven los problemas de la administración de justicia, ni la morosidad, ni el excesivo formalismo”.

Desde las altas cortes también han cuestionado la posibilidad de modificar el uso de la tutela.

Publicidad