Las objeciones del presidente Iván Duque al proyecto de Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz es una manera de desautorizar a la Corte Constitucional.

Así lo aseguró el expresidente de la Corte Constitucional, Alfredo Beltrán, quien aseguró que las objeciones no son a la ley sino a lo que no les gustó de la sentencia de la Corte.

«Esa es una manera de desconocer una sentencia que declaró constitucional una ley. Lo que se busca es alterar el contenido de la sentencia sobre pretexto de unas objeciones», sostuvo el exmagistrado.

Por su parte, el también expresidente de la Corte Constitucional y actual rector de la Universidad Externado, Juan Carlos Henao, sostuvo que esta es una forma burda de acabar con el control constitucional de las leyes.

«Lo que podría pasar es que toda la ley termine cayéndose en el Congreso y entonces se archivaría totalmente. Esto sería muy grave porque le quitan legitimidad a la JEP», puntualizó el exmagistrado.

Los expertos estuvieron de acuerdo en que la Jurisdicción Especial para la Paz puede seguir funcionando pero le faltan herramientas para cumplir a cabalidad con todas sus funciones.

Nancy Torres Leal