El expresidente Juan Manuel Santos cree que el mandatario electo de EE. UU., Joe Biden, que asumirá el cargo el próximo 20 de enero, dedicará más atención a América Latina a pesar de los múltiples asuntos que tendrá que atender en el frente interno.

«Yo espero que sí tenga tiempo porque el presidente electo Biden, como vicepresidente y como senador, fue muy activo en todo lo que tiene que ver en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina», indicó Santos.

Santos cuyo gobierno (2010-2018) coincidió en su mayor parte con el del demócrata Barack Obama (2009-2017), del cual Biden fue vicepresidente, señaló que el próximo inquilino de la Casa Blanca es un conocedor de América Latina.

«Como presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores visitó muchísimas veces muchos países de América Latina, aquí vino a Colombia en varias ocasiones, entonces nos conoce, conoce nuestros problemas, conoce nuestras falencias y eso ya es un factor muy positivo para que las relaciones sean mejores», aseguró.

El Nobel de Paz puso como ejemplo que Biden, tuvo una participación decisiva siendo vicepresidente en la ayuda al llamado Triángulo Norte de Centroamérica para hacer en Honduras, El Salvador y Guatemala «una inversión social y también ayudar en materia de seguridad para evitar que la migración siguiera creciendo hacia EE. UU.».

Publicidad

«El presidente Trump lo que hizo fue cambiar de política y construir un muro, yo creo que esta actitud y ese enfoque del presidente Biden es mucho más efectivo y va a ser mucho más conveniente para América Latina», resaltó el exmandatario.

El exjefe de Estado espera que «por su trayectoria (en referencia a Biden), por su conocimiento, EE. UU. mire mucho más al sur del río Grande de lo que ha mirado la actual Administración».

Juan Manuel Santos considera además que el cambio en la visión que la Casa Blanca, con el Gobierno de Biden, se percibirá también en el manejo de la crisis de Venezuela en la que seguramente habrá más espacio para una solución negociada.

«Yo creo que esa negociación para tener una solución pacífica se puede hacer y creo que el nuevo Gobierno va a estar más dispuesto a hacerlo, entre otras cosas porque la actitud frente a países como Cuba va a ser diferente a la que creo ha sostenido el presidente Trump», concluyó.