El expresidente de la República, Juan Manuel Santos Calderçon, premio Nobel de Paz en 2016, manifestó en las últimas horas que una intervención militar de Estados Unidos en Venezuela desataría «un segundo Vietnam» y alertó que Nicolás Maduro hoy está mucho más fuerte que hace un año.

«Allí hay más de 100.000 milicianos armados con AK-47 y se puede convertir en un segundo Vietnam (…) Colombia es el país que más sufriría con una intervención militar porque eso nos pondría con Venezuela en una situación de enemistad de generaciones», manifestó Santos Calderón en una charla con el escritor venezolano Moisés Naím en la primera jornada del Hay Festival de Cartagena.

El exmandatario agregó que con esa intervención podrían asesinar a Maduro o sacarlo del poder para luego irse, lo que dejaría «una cicatriz en las relaciones de América Latina que durará generaciones en sanar».

Para el exmandatario es clave que a Maduro se le construya «una especie de puente de oro» para que deje el poder y eso se lo recomendó al mandatario estadounidense, Donald Trump, en una reunión en la que también participaron otros jefes de Estado de América Latina en 2017.

«Venezuela es como una especie de avión que se queda sin gasolina, no hay otra alternativa: se estrella o tiene un aterrizaje suave. A todos nos conviene un aterrizaje suave pero para eso necesitamos (…) a Rusia, China, Cuba», aliados del régimen, manifestó.

«China y Rusia usted (Trump) tiene que tratar de convencerlos porque nosotros no tenemos mucho manejo (…) Cuba es indispensable y el régimen quiere construir como una especie de puente de oro, una salida digna, porque a Colombia lo que menos le interesa es una incursión (militar). Entonces estamos en una especie de sin salida en este momento, pero digo todo esto porque la solución tiene que ser negociada», resaltó Santos.

El Nobel de Paz advirtió que en 2020 Estados Unidos no hará nada con respecto a Cuba porque es un año electoral.

Publicidad

Santos Calderón subrayó que Colombia es el país más interesado en esa solución que puede abrir una salida porque, añadió, «no nos digamos mentiras, se han cometido todo tipo de equivocaciones y hoy Maduro está más fuerte que hace un año, así Venezuela esté mucho peor que hace un año».

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el número de venezolanos que han abandonado su país a raíz de la crisis ha superado los cuatro millones, de los cuales más de 1,4 millones están en Colombia.

De ellos, unos 320.000 (20 %) están radicados en Bogotá; 93.000 en Cúcuta, que tiene el principal paso fronterizo entre ambos países, y alrededor de 80.000 en Medellín, según datos oficiales.

Frente a esto, el expresidente (2010-2018) aseguró que la capacidad de Colombia para «absorber los migrantes venezolanos está llegando a su tope, lo que le ha costado mucho a los sistemas de salud y educación».

Es por ello que enfatizó en que «hay que ir creando las condiciones» para un diálogo y «para ello uno debe comenzar a hablar (porque) la diplomacia, por definición, es diálogo, uno no puede cortar totalmente algún tipo de diálogo».