En un carta de tres páginas el expresidente Juan Manuel Santos responde a la petición de Rodrigo Londoño (jefe del partido Comunes antes FARC), de reunirse con el presidente Duque para salvar el Acuerdo de Paz.

Expresa su preocupación por el asesinato de exguerrilleros, desmovilizados y líderes sociales, y dice, ‘’no es culpa de los acuerdos como algunos han querido insinuar, sino de su falta de implementación, que está a cargo de los gobiernos de turno’’.

El expresidente cuestiona lo que manifiesta es una clara omisión del Gobierno Duque para implementar los acuerdos de paz.

‘’Nadie, nadie entendería que el Gobierno se mantuviera sordo y en estado de negación frente a esta avalancha de críticas y reclamos para que se cumplan los acuerdos de paz, en particular el tema de seguridad’’.

Y frente a la petición concreta de reunión con el presidente Duque, manifiesta que no se hace ilusiones porque no tiene buenas relaciones con el mandatario.

Dice que, ‘’se ha dedicado a gobernar con un espejo retrovisor, pero un espejo de esos que distorsiona la imagen, de los que hacen ver a los flacos gordos y a los gordos flacos, y ha optado, extrañamente, por no mencionar mi nombre’’.

Pero dice que, ‘’está dispuesto a hacerlo, a dejar las diferencias a un lado, sería lo ideal, pero no me hago muchas ilusiones, espero estar equivocado’’.

Y puntualmente dice que, ‘’iría al Palacio de Nariño con el jefe negociador de los acuerdos Humberto de la Calle y con el general Óscar Naranjo, exvicepresidente de la República, exdirector de la Policía y también negociador de paz.

Que el presidente vaya acompañado con las personas que él delegue, y Rodrigo Londoño por parte de las Farc con dos negociadores que también el designe.