Se registró una falla en una de las grúas que realizan labores en el nuevo puente que une a La Dorada con Puerto Salgar, Cundinamarca, debido a que una de los vehículos perdió estabilidad cuando elevaba una de las vigas del puente Purnio.

Esta viga se desprendió cayendo a una gran velocidad que unida a su peso se convirtió en una amenaza para los ingenieros y obreros que estaban coordinando y ejecutando el trabajo.

Afortunadamente habían tomado ciertas medidas de seguridad y estaban un poco distantes del lugar de impacto de la pesada estructura, mas aún no dejo de convertirse en una gran amenaza y obreros e ingenieros pasaron un gran susto.

La gigantesca estructura quedó literalmente partida en dos.

Esto no solamente genera pérdidas millonarias sino que además retrasará el trabajo mientras se construye su reemplazo.