En el Hospital Universitario del Valle falleció un menor venezolano de cuatro años de edad, que se encontraba recibiendo atención desde el pasado 26 de octubre por una grave lesión cerebral por fuertes golpes que recibió en su cabeza.

El menor vivía con su padrastro y su madre en un inquilinato de Cali, sin embargo no permanecía mucho tiempo con la progenitora dado que ella permanecía laborando.

Las autoridades abrieron una investigación para determinar la responsabilidad de este crimen que causa conmoción en la capital vallecaucana.