Para el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, la falta de plata y el desempleo causó el desplome del 7.5 % en el sector de la construcción en Colombia.

“Nosotros recibimos con mucha preocupación el séptimo trimestre consecutivo de decrecimiento del sector de la construcción, constituye una recesión técnica y ha hecho que la tasa desempleo nacional se acerque peligrosamente al umbral de los dos dígitos, ha consolidado en el primer semestre del año un 10 %”, indicó Malagón.  

A ese concepto, los constructores le suman el hueco fiscal generado por la caída del petróleo, la política y la falta de confianza inversionista.

“Yo creo que la pérdida de confianza del consumidor en general, pues el tema del petróleo un poco, también el tema político que distrae mucho la incertidumbre económica, la parte de los billones de pesos que hacen falta en el presupuesto, el hueco fiscal del petróleo y eso en Santander se siente mucho”, aseguró Sergio Luna Navas, presidente de Camacol Santander.  

Pero no todo es negativo, según el ministro los nuevos proyectos del Gobierno salvarán el sector.  

“Empieza a mejorar por varias razones. La primera, hay condiciones de liquidez que son muy favorables que se van a mantener y que tienen incidencia directa sobre la demanda y la segunda, hay una nueva generación de programas de gobierno que incluyen no solamente la extensión de Mi Casa Ya, sino un programa que hemos lanzado con mucha ilusión que se llama Semillero Propietarios”, agregó el jefe de la cartera de Vivienda.

En el marco del 5 Foro Nacional de la Construcción que se cumple en Bucaramanga, Malagón anunció la restructuración de 180 planes de ordenamiento territorial en el país por su mal funcionamiento.

“Hemos puesto una meta por instrucción del presidente, es que por lo menos 130 planes de ordenamiento territorial van a ser cofinanciados y asesorados desde el punto técnico del Gobierno nacional. No estamos contra-reformando la descentralización sino ayudando a profundizarla con la transferencia de conocimiento y competencia”, añadió.

Frente a los constructores del país, el ministro se comprometió a estructurar un plan de desarrollo conjunto, que incluya demanda y oferta, habilitación de suelos e instrumentos para que los gobiernos planeen sus territorios y así subir el nivel de propiedad en Colombia, el país de América con el mayor número de personas viviendo en arriendo.