Mediante un comunicado, familiares de Álvaro Gómez Hurtado desmintieron acusaciones del expresidente Ernesto Samper y del exsenador Horacio Serpa sobre la búsqueda de una indemnización millonaria por el crimen de su allegado.

Según el documento, «Ernesto Samper y Horacio Serpa» son «los principales sospechosos« del homicidio de Gómez Hurtado.

Además, los políticos acusan a los familiares de Gómez Hurtado de «comprar la tesis de crimen de Estado» y «buscar una indemnización millonaria por parte del Estado colombiano«.

Dichas declaraciones tienen «el único fin de deslegitimar nuestras denuncias y nuestra infructuosa búsqueda de la verdad y la responsabilidad penal individual«, afirman.

«Nos permitimos reiterar que, aunque la reparación económica es un derecho fundamental, ella no ha sido nunca el propósito que anima nuestra causa«, señalan.

Frente a una eventual indemnización, los familiares de Álvaro Gómez Hurtado aclaran que, «no existe ninguna demanda de reparación directa en curso en contra del Estado colombiano«.

Publicidad

Advierten, además, que, «en caso de generarse una indemnización monetaria de cualquier índole a favor de familiares de Álvaro Gómez Hurtado será destinada como donación a la Defensoría del Pueblo para la atención jurídica en memoria de los ciudadanos falsamente imputados«.

«Hemos también desistido de las acciones iniciadas ante el CIDH,  lascuales nunca fueron siquiera admitidas o tramitadas, en la medida en que la Fiscalía declaró los homicidios de Álvaro Gómez Hurtado y José del Cristo Huertas, como crímenes de lesa humanidad el 17 de diciembre de 2017».

«Ese, no otro, era el único propósito de dichas acciones«, puntualizan.

El asesinato de Gómez Hurtado se produjo el 2 de noviembre de 1995, un periodo de gran agitación política en Colombia, que por entonces estaba inmersa en un escándalo político.

La supuesta financiación del cartel del narcotráfico de Cali a la campaña electoral del presidente Ernesto Samper (1994-1998), del cual el político conservador era un severo crítico.

Gómez Hurtado, también ejercía como periodista y había sido candidato presidencial en tres oportunidades.

Las dos primeras en 1974 y 1986 por el Partido Conservador y la última en 1990 por el Movimiento de Salvación Nacional.