Casi una semana después de la masacre en Llano Verde, las familias siguen a la expectativa por la respuesta que entreguen las autoridades, una de ellas es la de Jair Andrés Cortés, quien tenía 14 años y su mayor pasión era el fútbol.

«Que esto no quede en un archivo más, que esto sea aclarando, que no quede impune», dijo Ruby Cortés, madre de una de las víctimas.

Las calles son patrulladas por Policía y Ejército, mientras que en cada hogar mantienen vivo el recuerdo de los jóvenes a la espera de que se haga justicia.

«Que esto no se quede en el olvido, que se haga justicia, eran niños que tenían sueños, pasan y los dejan en una basura», pidió Johan Andrés Quiñones, otro de los familiares.

Por ahora, las autoridades dicen tener avances científicos en la investigación de acuerdo a seguimientos hechos en redes sociales, entrevistas, entre otros.

«Sobre la participación de la Policía el día de los hechos, en esa revisión hasta el momento encontramos el procedimiento ajustado a la ley», aseguró el general Jorge Vargas, director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional.

Publicidad

La recompensa de $200 millones permanece y será entregada a quien brinde información que permita capturar a los autores del múltiple crimen.