Regresaron a Bojayá los 77 cuerpos identificados plenamente por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, y la Fiscalía General de la Nación.

Estos cadáveres fueron enterrados de forma improvisada en 2002; hace dos años los exhumaron y los llevaron a un laboratorio forense en Medellín, donde hicieron la identificación que durante años reclamaron los familiares.

Durante toda la semana se cumplirán diferentes ceremonias y ritos en diferentes poblaciones ribereñas al río Atrato y el próximo domingo tendrá lugar el entierro colectivo y definitivo.

La masacre de Bojayá ocurrió el 2 de mayo de 2002, cuando guerrillero de las Farc lanzaron un cilindro bomba que cayó sobre la iglesia donde se refugiaban centenares de personas por el temor a los combates entre esa guerrilla y paramilitares.