En un colegio del oriente de Cali permanecen varias de la familias que fueron desalojadas la semana anterior por habitar en una zona de invasión.

Completamente ocupadas: así permanecen en las instalaciones del colegio, en las que se ven a varios niños con sus padres y adultos mayores los cuales conforman algunas de las familias que se quedaron sin donde vivir luego de tener que abandonar sus casas por estar ubicadas en predios invadidos.

“Estas personas no tienen donde llegar, muchas personas perdieron todo, solo tienen una cobija, están aguantando frío, la comida es gracias a los comedores comunitarios de la zona: diariamente tenemos más de 150 niños, mujeres embarazadas”, cuenta Juan Carlos Olave, habitante desalojado.

Estas personas cumplen 13 días sin que alguna entidad les resuelva su situación: muchos son desplazados por la violencia que llegaron al lugar desalojado desde hace más de año y esperan que la Sociedad de Activos Especiales (SAE) les cumpla con la promesa de un predio para adelantar un proyecto habitacional.

“Las comunidades desalojadas siguen insistiendo en una reubicación digna, unas viviendas rurales, sostenibles, compatibles, han mostrado su voluntad para hacer el catastro multipropósito y necesitamos una solución de fondo”, dice Andrés Valencia, consejero distrital de juventudes víctimas del conflicto armado.

También puedes leer: Adolescente habría matado a una niña de 14 años porque se negó a sostener un noviazgo con él

Por su parte las autoridades distritales han explicado que el proceso se ejecutó con el fin de recuperar espacios públicos y privados ocupados irregularmente pero esperan resolver en una mesa las necesidades de estas personas.

“Estamos hablando de bandas criminales que lotearon tierra pública y privada, se la vendieron a la comunidad necesitada en un millón, dos y tres millones de pesos, para quienes son víctimas de guerra […] la mano del Estado y una mesa donde esté el gobierno nacional. El gobierno local espera que encontremos soluciones creativas para el problema de la tierra”, expone Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali.

En total durante una semana fueron intervenidos seis sectores que conforman un extenso terreno de al menos 50 hectáreas.