200 familias de Bogotá que vivían en zonas de alto riesgo fueron evacuadas de éstas hacia sus viviendas propias en zonas seguras por un programa de la alcaldía de Bogotá. El más feliz de los beneficiarios parecía ser un hombre ciego, que no obstante su limitación se había tomado su tragedia con humor.