14 personas entre ellas 10 extranjeros fueron sorprendidas en una fiesta clandestina violando las medidas sanitarias por COVID-19.

Fue una llamada de uno de los habitantes del barrio Laureles de Medellín, la que alertó a la Policía sobre una fiesta clandestina en una vivienda.

Allí, varias personas consumían licor y escuchaban música con alto volumen.

Estas son “actividades que violan la tranquilidad de los ciudadanos. De manera inmediata se envía el cuadrante y hace la observación”, señala el comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, general Eliécer Camacho.

El oficial añade que “cuando los policías se retiran ciudadanos dicen que la música se mantiene”.

Al omitir el llamado de atención, la Policía ubicó al propietario de la casa y regresaron al lugar.

En la vivienda encontraron 14 personas, entre ellas 10 extranjeros de Estados Unidos, México, Francia y Alemania.

Entre ellos se encuentran residentes y 12 personas más, hay 10 extranjeros y 2 colombianos”, detalla el general Camacho.

Los capturados fueron puestos a disposición de la Fiscalía General para responder por el delito de violación de las medidas sanitarias y preventivas de aislamiento por la COVID-19.