Se cumplió el confinamiento en Cali el fin de semana, sin embargo, las autoridades descubrieron 120 fiestas que incumplían todas las normas.

Fueron sorprendidas varias personas que se encontraban agrupadas en una piscina en plena vía pública incumpliendo a todas luces el autocuidado, mientras que en el exclusivo sector de Cascajal, sur de Cali, fue desactivada una reunión de extranjeras que irrespetaban el toque de queda.

«Nos preocupa un grupo que está aumentando sustancialmente a la exposición del contagio y que va de los 31 a 49 años reflejado en ese grupo aumentando las UCI de la ciudad», explicó Carlos Rojas, secretario de Seguridad de Cali.

Publicidad

Como estas celebraciones otras 120 tuvieron que ser intervenidas el fin de semana.
De otra parte, uno de los funcionarios que encabeza diariamente los controles denunció que a través de redes sociales recibió amenazas en su contra y las respectivas pruebas serán remitidas a la Fiscalía.

«Artistas, ciudadanos que no están contentos con nuestra labor, nos han amenazado con palabras fuertes, por WhatsApp, interno de Instagram y esto no será un obstáculo para hacer mi trabajo», indicó Jimmy Dranguet, subsecretario de Inspección y Vigilancia de Cali.

En las próximas horas las autoridades se reunirán nuevamente para examinar la situación del contagio COVID-19 en la ciudad y determinar cuáles son las nuevas normas.