La Sala Plena de la Corte Constitucional negó por improcedente la tutela mediante la cual la empresa Gestión Energética, Gensa, pretendía tumbar una millonaria condena impuesta en su contra por presunto incumplimiento de lo pactado en un contrato para el suministro de energía en Boyacá.

El alto tribunal tomó la decisión con ponencia del magistrado Alberto Rojas Ríos al determinar que la acción judicial radicada contra el Tribunal de Arbitramento convocado para dirimir las controversias surgidas entre la Compañía Eléctrica de Sochagota, Gensa y la Empresa de Energía de Boyacá, no cumplía con los requisitos de relevancia y subsidiariedad.

La corporación judicial estudió un pleito jurídico que se había desatado luego de que la “Compañía Eléctrica de Sochagota solicitara la devolución de lo pagado por concepto de los impuestos creados con posterioridad a la adjudicación del contrato, sumas a las que considera tenía derecho”.

En su momento el Tribunal de Arbitramento, condenó a GENSA y en subsidio a EBSA a pagar a título de indemnización de perjuicios la suma de $73.831.339.047 más los intereses de mora que hubiese dado a lugar, por concepto de pago de tributos creados con posterioridad a la celebración del contrato.

Publicidad

“El dictamen pericial concluyó que el riesgo de cambios en la legislación tributaria, estaba asignado desde un principio a la EBSA, y por tanto, correspondía a esta asumir los costos de la carga tributaria, conforme a lo establecido en el pliego de condiciones y las cláusulas contractuales pactadas”, indicó en su momento el laudo arbitral.