La Fiscalía General de la Nación radicó escrito de acusación contra tres de los supuestos involucrados en el entramado de corrupción detectado para quedarse con los recursos del contrato suscrito entre el MinTIC y la Unión Temporal Centros Poblados para llevar el servicio de internet a escuelas rurales del país.

El documento indica que los empresarios Ottomar Lascarro Torres y Juan Carlos Cáceres; y el representante de Rave agencia de seguros, Juan José Laverde, serían responsables de los delitos de peculado por apropiación, enriquecimiento ilícito, falsedad ideológica en documento privado y fraude procesal.

Le puede interesar: Primer encuentro de Duque y Petro se dará este jueves, 23 de junio

De acuerdo con el material de prueba, estas personas, al parecer, participaron en la constitución ilegal de la unión temporal Centros Poblados y en la presentación de pólizas falsas para que les fuera entregado el millonario contrato.

Además, hicieron “incurrir en error a los funcionarios de MinTIC y destinaron parte del anticipo para cubrir actividades que no correspondían al objeto contractual”, según el ente acusador.

Lea también: Petro implementaría cambios en la elección del fiscal general

Finalmente, el fiscal de la Dirección Especializada contra la Corrupción estableció que, de los 70.000 millones de pesos, algunos dineros habrían sido entregados a los representantes de las empresas que prestaron sus nombres y experiencia para constituir la unión temporal Centros Poblados.

De igual forma, para pagar honorarios de abogados y dádivas a intermediarios, y comprar obras de arte, vehículos de gama alta, apartamentos, pasajes aéreos, entre otros gastos personales.