Ante la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía General acusó formalmente al exdirector de la Policía Nacional, general (r) Rodolfo Bautista Palomino López, por el delito de tráfico de influencias de servidor público en provecho de un tercero.

Las investigaciones indicarían que el uniformado siendo director de la Policía Nacional, habría utilizado de manera indebida su cargo y rango para presionar a la fiscal Sonia Lucero Velásquez, por entonces delegada ante los jueces penales del circuito y adscrita para la Unidad de Análisis y Contexto.

Según lo establecido, la intermediación presuntamente se realizó para evitar o retardar un procedimiento de captura en contra del empresario Luis Gonzalo Gallo Restrepo y 13 personas más, en febrero de 2014.

Palomino López, acudiendo a la investidura de su rango, al parecer a través de llamadas telefónicas quiso influenciar la decisión de la fiscal y habría decidido visitarla en su residencia, para concretar su petición de suspender el operativo contra el empresario.

La supuesta gestión no fructificó y las capturas se materializaron como lo solicitó la funcionaria judicial.

El ente acusador para sustentar la acusación, cuenta con la denuncia de la fiscal afectada y varias conversaciones telefónicas aportadas por ella.

Publicidad

En una de las comunicaciones se evidenciaría el intento de presión que habría ejercido el entonces general, Palomino López.

“Dentro de este listado que son como 14 personas del tema de lavado en el Quindío, cuando uno ve, una obra de este personaje, uno dice Gallo Restrepo, pues no, uno se sorprende y sorprende a todo el mundo ¿cierto? Yo quisiera convencerla a usted de una propuesta y de ser, pues yo espero que no sea calificada como una propuesta indecente, qué tal si dejamos eso por un tiempo”.

Durante la audiencia, el magistrado negó la petición hecha por la defensa de Palomino que pidió ser declarado como víctima y no como acusado en el proceso.

Mientras tanto, sí reconoció a la fiscal Velásquez como víctima, por la presunta irregularidad en la que se presume incurrió el entonces director de la Policía Nacional.