Este martes la Fiscalía acusó a la exgobernadora del Putumayo, Sorrel Aroca, por el delito de homicidio culposo. Concretamente por haber incurrido en omisiones que presuntamente provocaron la avalancha que, el 31 de mayo de 2017, cobró la vida de 344 personas en Mocoa.

La acusación tuvo lugar ante la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia. Le reprochan principalmente que ante la existencia de una situación de riesgo la mandataria no desplegara acciones.

 

Lea también: Alcaldesa de Bogotá pide a presidente Duque reforma que asegure cárcel por hurto violento

 

Según el ente acusador, la entonces gobernadora “obvió las advertencias, controles y se abstuvo de realizar las actividades que le eran exigibles para evitar las consecuencias del fenómeno natural presentado entre el 31 de abril y primero de octubre de esa anualidad”.