La Fiscalía General definió varias acciones investigativas en San Andrés Islas con el propósito de verificar presuntos hechos de corrupción denunciados por la ciudadanía.

Uno de los casos conocidos estaría relacionado con la supuesta desviación de más de 2000 millones de pesos en un contrato de apoyo logístico para la gobernación del departamento, que habría sido adjudicado a una fundación “fantasma”, que en el papel acreditaba la experticia para ejecutar las labores contratadas, pero de la que se desconocían detalles de su real funcionamiento y experiencia.

Un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia recopiló evidencias que involucrarían al gobernador titular de San Andrés Islas, Ronald Housni Jaller, quien se encuentra suspendido del cargo, y al gobernador encargado, Alain Enrique Manjarrés, en las señaladas irregularidades detectadas en el proceso contractual citado.

Así las cosas, la Fiscalía solicitó audiencia de imputación contra los dos mandatarios departamentales, por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado en favor de terceros.