El homicidio de Dimar Torres se registró en abril de 2019 en la vereda Convención en Norte de Santander, y según la Fiscalía al menos cinco militares están vinculados al asesinato, que en un inicio fue presentado como una baja en combate.

Torres se movilizaba en una motocicleta azul y mientras pasaba frente a la base Sinaí del Ejército Nacional, fue detenido y recibió cuatro disparos de fusil que le propinó el cabo Daniel Gómez Robledo, posteriormente los uniformados intentaron encubrir la escena del crimen.

Para el ente acusador, en este caso «es claro» que el asesinato se puede considerar como una ejecución extrajudicial, dado que la víctima era una «persona en estado de indefensión, desarmada y no combatiente».

La Fiscalía acusará ante un juez de Cúcuta al coronel retirado del Ejército Jorge Armando Pérez Amézquita, quien sería la persona que planeó un posible encubrimiento del crimen.