Con el fin de fortalecer la investigación criminal en el país, el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, propuso al Gobierno la creación de un banco de muestras de ADN, cuyo funcionamiento tendría un costo de cerca de 45.000 millones de pesos al año.

«Estamos preparados científicamente para que a través de la tecnología demos un salto cualitativo-cuantitativo en la lucha contra la criminalidad», afirmó Martínez, en el XXI Encuentro de la Justicia Ordinaria, celebrado en Cali.

Según Martínez, los dineros para financiar el funcionamiento del banco genético los aportaría el ente acusador, para que el sistema mejore en un 80 % los estándares de investigación del país.

«Los dineros los pondría la Fiscalía, tomados de los bienes incautados que, según la ley de extinción de dominio, el 25 % le correspondería a la Fiscalía General de la Nación», agregó el jefe del ente acusador.

Según la entidad, la iniciativa fue aceptada por la ministra de Justicia, Gloria Borrero, quien la incluirá dentro de la política criminal del Gobierno.