En una labor conjunta entre la Fiscalía General de la Nación y la Registraduría Nacional del Estado Civil, se realizó una inspección judicial en las sedes de la Registraduría Especial y Auxiliar de Soledad (Atlántico).

Con el propósito de avanzar en las investigaciones por anomalías detectadas en auditorías internas y puestas en conocimiento de la opinión pública sobre presuntas inscripciones irregulares en el registro civil de nacimiento y la supuesta cedulación de migrantes extranjeros.

Publicidad

El anuncio fue hecho por el fiscal general Francisco Barbosa, y el registrador nacional Alexander Vega, desde Barranquilla (Atlántico), donde se adelantó la operación de registro.

Un equipo especializado del CTI de la Fiscalía recopiló documentos, videos, entrevistas y otros elementos de prueba con el propósito de identificar a los autores de estos hechos de corrupción que se habrían realizado de manera sistemática.

Los funcionarios que estarían vinculados a estas actividades irregulares podrían afrontar procedimientos disciplinarios y de responsabilidad penal.

Al parecer, estarían incurriendo en delitos contra la fe pública, por la presunta expedición de documentos de identidad y cédulas de ciudadanía a ciudadanos extranjeros que se encuentran en territorio nacional y que pretenderían participar en certámenes electorales en el país.

Por su parte Alexander Vega informó que los registradores especiales fueron declarados insubsistentes y anunció la suspensión de la atención en esta sede mientras las autoridades avanzan con las pesquisas.

“Este es un mensaje, porque este caso, como tantos otros que se están presentando en diferentes lugares del país, tendrá la acción de las entidades; en este caso, con la Registraduría o con la misma Contraloría General de la República, para que la gente sienta que la justicia es concreta. Nosotros en la Fiscalía hablamos con resultados”, concluyó el fiscal Barbosa.