Durante la audiencia de imputación de cargos, un fiscal del caso señaló que tres directivos de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), habrían recibido coimas de tres mil millones de pesos. Luis Bedoya, Álvaro González y Ramón Jesurum al parecer recibieron cada uno mil millones de pesos.

Cabe recordar que durante la primera fase de la investigación, la Fiscalía imputó cargos a César Ronaldo Carreño Castañeda e Iván Darío Arce Gutiérrez, representante legal y gerente financiero de Ticket Shop (comercializadora de franquicias S.A.), respectivamente, como presuntos responsables de los delitos de:

  • Agiotaje (especulación para modificar los precios de los productos).
  • Concierto para delinquir.
  • Ofrecimiento engañoso de productos y servicios.

Ante los elementos materiales probatorios presentados por el ente acusador, los empresarios aceptaron su responsabilidad en los hechos.

El material recaudado indicaría que por las boletas detectadas los encargados de la venta de las entradas obtuvieron $1.154’980.007, cuando en realidad el costo de la boletería era de $578’970.000.

En pocas palabras, por la reventa, habrían logrado una utilidad de $576’010.007.

En su momento, la empresa Ticketshop, encargada de la venta de las boletas, afirmó que había puesto a la venta 6.000 entradas en su página web y precisó que las restantes fueron entregadas a los abonados del anterior partido de la eliminatoria que se jugó en Barranquilla el 5 de septiembre de 2017, en el que Colombia enfrentó a Brasil.

Publicidad