La tierra dulce de Santander, Floridablanca, engalanó sus calles y preparó su ejército de nazarenos para representar en vivo y en directo, como todos los años, la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

En cinco rutas; la religiosa, la ecológica, la ambientalista, la gastronómica y la comercial, este municipio centrará la mirada de propios y turistas. 

El alcalde de Floridablanca, Héctor Mantilla, dijo que “la ciudad de 98 kilómetros es un destino emergente que le abre las puertas al turismo y sin duda, desde la federación a la cual represento, lideramos este gran movimiento para que el país pueda empezar a hacer un turismo diferente, un turismo de destinos emergentes”.

La iglesia por su parte pide que esta fiesta, más que un paseo sea una vivencia espiritual.

Monseñor Juan Carlos Castellanos Ruiz, explicó que “la Semana Santa es un momento de reflexión, de pensar en el nombre de Dios para pensar en mí, en mi vida, mi futuro y mi salvación”.

Actividades culturales sacras en todos los barrios, complementarán una amplia y variada agenda religiosa y turística con la que este municipio aspira a convertirse en el top 5 de los más visitados durante el puente festivo más largo del año.

Publicidad