Por falta de quórum, el Senado de la República no pudo aplicar la figura constitucional de moción de censura contra el exministro de Defensa, Guillermo Botero.

Aunque en el recinto había una amplia mayoría, en este caso 49 votos por el sí, y 4 por el no, los votos se quedaron cortos porque eran requeridos mínimo 55 a favor, cifra que es la mitad más uno del quórum para aprobar o negar la moción de censura que se había propuesto contra Botero.

Minutos antes de esta inesperada decisión y que como resultado arrojó el fracaso de la moción, el Senado había iniciado la votación a pesar de que los voceros de los partidos Liberal, Cambio Radical y La U anunciaron en rueda de prensa que desistían de votar.

Las razones que entregó Roy Barreras para no votar, las fundamentó en que “el ministro ya ha caído y no se justifica realizar la votación”.

Asimismo, el senador Rodrigo Lara, vocero del Partido Cambio Radical dijo en su momento que “la renuncia de Botero constituye una formidable victoria para la autonomía del Congreso de la República”.

Sin embargo, el senador de La U, Armando Benedetti pidió la palabra y en tono elevado exigió que se votara.

Así la cosas, sin la presencia de las bancadas del Centro Democrático, del Partido Conservador y de algunos senadores de la U, que abandonaron el recinto, por lo que faltaron 6 votos para Alcázar los 55 votos requeridos.