Delegados de organizaciones sociales de todo el país, que llegaron este jueves a Bogotá, procedentes de diferentes regiones, no pudieron sesionar en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán debido a la cantidad de personas que ingresaron a este sitio y que en medio de protestas contra los dirigentes del comité del paro pedían ser escuchadas.

“Venimos muy mal, no hay sintonía entre lo que propone el comité del paro nacional y lo que creemos las organizaciones sociales y la gente en las calles. Lo que pasó hoy es una ruptura”, explicó la profesora indígena nasa Sonia Aux Fernandez.

La discusión se centró en que los organizadores del Comité del Paro tenían un orden establecido para que hablaran los delegados inscritos; mientras que grupos, sobre todo de jóvenes, gritaron una y otra vez, diciendo que todos los asistentes deberían ser escuchados y que decenas de personas que estaban afuera del teatro tenían que ingresar.

Además, dentro de sus arengas manifestaron los jóvenes, que no se identificaban, que el Comité del Paro no los representaba, que las causas sociales por las que ellos luchaban y en contra el Gobierno del presidente Iván Duque, no estaban siendo reivindicadas por los dirigentes del Comité, entre quienes se encuentran los voceros de las principales centrales obreras del país, lo mismo que organizaciones de estudiantes, delegados de Derechos Humanos, indígenas y campesinos.

La revuelta originó que los miembros del Comité del Paro se trasladarán hasta la CGT donde sesionan durante toda la tarde buscando alternativas para evitar la división. Este viernes habrá nuevas reuniones para ver si pueden acordar el nuevo cronograma de protestas y manifestaciones contra del Gobierno del presiente Iván Duque.