En medio del evento que realiza el Consejo de Estado en la ciudad de Pasto, el gobernador del departamento de Nariño, Camilo Romero, aprovechó el escenario para expresar su preocupación por el aumento exponencial de cultivos de uso ilícito en su territorio.

Indicó que existe «una situación de complejidad inmensa» ya que «parecerían épocas del pasado» pues «no son solo sino escenas de guerra».   

«Las cosas hay que decirlas por su nombre, hoy de lo que vamos de este año hemos tenido 14 desplazamientos masivos en el departamento de Nariño, más de 4000 ciudadanos desplazados. Nariño tristemente tiene el ranking de ser el territorio no solo en Colombia sino en el mundo con más cultivos de usos ilícitos, hemos tenido advertencias internacionales», afirmó.

Agregó que es urgente la presencia integral del Estado en el territorio, ya que tras el acuerdo de paz, «la promesa que se hizo a Nariño fue para 50.000 familias en materia de sustitución de cultivos ilícitos y eso implica 1.8 billones de pesos para la sustitución de cultivos ilícitos y solo ingresaron 42.000 millones de pesos».

Añadió que «necesitamos presencia integral del Estado en el territorio para ponernos de acuerdo en el cómo, respaldo a Fuerza Pública y hay que acabar con los cultivos ilícitos, el tema está en el cómo».

Cuestionó que pese a pedir soluciones «la respuesta sea que además de las problemáticas que vive nuestra población, sea el glifosato. Lo digo porque este es un territorio ambiental, diverso, verde, un territorio que defiende la vida».

«El glifosato no dará resultados sino se tiene en cuenta las 50.000 familias, en cuestión de meses o de años volverán a tener sembrado el territorio de coca, por algo básico, allí hay más de 50.000 familias que han tenido que sobrevivir de los cultivos de usos ilícitos, las familias firmaron la sustitución de cultivos de uso ilícito y es momento de hacer un programa, cualquier política antidrogas que no contemple a estas familias será una política de drogas fracasada, podrán fumigar pero volverán a sembrar, acá hay una problemática social que no debe ser abordada solo desde la criminalidad», afirmó.

Publicidad

Finalmente, solicitó al presidente Duque liderar una mesa de diálogo donde esté presente el embajador de Estados Unidos.