La orden para las Fuerzas Urbanas Especiales que llegan a Cartago, después del ataque sicarial que dejó dos muertos y cinco heridos en el parque La Isleta, es arremeter contra las estructuras delincuenciales organizadas, sobre las que inicialmente se dirigen las investigaciones por este hecho.

La gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, expresó que «en el Valle estamos viviendo el narcotráfico y el microtráfico. Además se generan bandas delincuenciales que actúan indiscriminadamente, así que estamos haciendo todo para que no se vuelvan a presentar estos hechos».

Asimismo, ofrecieron una recompensa de hasta $50 millones para dar con la captura de los responsables del ataque armado. También «habrá restricción al parrillero hombre en Cartago, el alcalde tiene el decreto listo, vamos articular a la Policía las fuerzas especiales. El Ministerio pone $25 millones y nosotros otros $25 millones», explicó Toro.

Las duras medidas se toman dado que dos hombres irrumpieron en la tranquilidad del barrio Isleta con ráfagas de fusil el pasado fin de semana. En los hechos que quedaron grabados en video, se evidencia el temor de los habitantes que participaban en una jornada de medicina impulsada por el gerente del hospital Santa Ana de Los Caballeros del municipio de Ansermanuevo y actual precandidato a la alcaldía de Cartago, Hugo Cedeño.

Por su parte, el ministro de la Defensa, Guillermo Botero, dijo que en el hecho se utiliza únicamente un fusil, «estamos investigando porque aparentemente el fusil fue entregado en el momento del atentado y andar con fusil en una moto lo hace demasiado evidente».

Asimismo, indagan para determinar si el atentado iba dirigido contra el médico Cedeño y en el cual murió su suegra recién llegada de España, Luz Marina Urrego y el líder cívico, José Urley Carmona.

Hace cinco años, el aspirante también salió ileso de un ataque sicarial en su contra y por medio de redes sociales lamentó lo ocurrido. Entretanto, el presidente de la República, Iván Duque, señaló en su cuenta de Twitter que harán lo necesario para no dejar en la impunidad estos crímenes.