Usuarios de la empresa Gases del Caribe en Barranquilla exigen a la Superservicios un castigo severo a la entidad por la facturación promedio y exagerada que están recibiendo en sus hogares. Además, porque se les amenaza con cortes que no se pueden realizar por orden presidencial.

Doña Mireya Pacheco es uno de los 362.315 usuarios de Gases del Caribe a quienes se les facturó, aparentemente, por promedio. En su caso, su facturación pasó de $46.622 a $82.903, en una vivienda estrato tres.

«El primer recibo me llegó por $ 46.000 el segundo me llegó por $ 82.000, casi $ 83.000», aseguró Mireya.

Como por la pandemia no hay servicio de atención personal, mediante un reclamo telefónico le ordenan pagar la mitad de la factura.

«Llamo a hacer la reclamación y me ponen a pagar la mitad mientras se ve la reclamación a favor de quién sale. Qué pasa que ellos no me avisan la reclamación salió a nombre de gases del Caribe y mandaron a un muchacho a que me cortara el servicio. Le digo al muchacho por qué me vas a cortar si yo pagué la mitad del recibo. Vuelvo y llamo allá. Vuelvo y pago lo que me faltaba para pagar el servicio», afirmó la usuaria.

Mireya se siente con las manos atadas y cuestiona que mientras el presidente Iván Duque anuncia que no habrá suspensión de los servicios, las empresas hacen otra cosa y no le queda de otra que pagar, porque amenazan con cortarle el servicio, nadie atiende su reclamo y la reconexión le sale más cara.