Ante la Asamblea de Antioquia el gobernador Luis Pérez Gutiérrez presentó los resultados de la investigación de los 15 expertos de la Universidad Nacional sobre la contingencia de Hidroituango. Son ocho fallas:

Uno: Fallas en la construcción de dos túneles de desviación. El contratista no cumplió lo que trajo un retraso de 213 días y originó un plan de aceleración.

Dos: Construcción de túnel de aceleración. Que fue el que originó la contingencia.

«El tercer túnel fue una decisión unilateral de EPM y, como tal, reiteramos, debe asumir sus costos, posibles efectos programáticos adversos […], todo lo malo que pasa, riesgos constructivos, pólizas e implicaciones ambientales que se deriven de esta construcción», indicó Gutiérrez.

Tres: El tercer túnel de aceleración fracasado se construyó sin licencia ambiental. Ahí hay dos errores uno constructivo y otro legal.

Cuatro: Error en el revestimiento del tercer túnel de desviación.

«Este revestimiento no era el adecuado para las condiciones hidrodinámicas que se presentaron en la galería auxiliar de desviación, o sea en el túnel que fracasó, debido a los altos niveles del embalse que ocurrieron en el mes de abril de 2018. Las velocidades que alcanzó el flujo, flujo de entrada, la velocidad del agua al entrar al túnel son superiores a las velocidades de diseño que resiste el concreto lanzado», sostuvo el gobernador.

Publicidad

Cinco: Errores al cerrar los dos primeros túneles.

«Si esos dos túneles se hubiesen cerrado acorde con el cronograma la crisis no existiría, porque si se tapona el túnel fracasado, el tercer túnel, los otros dos seguirían trabajando», añadió.

Seis: Error al destaponar los dos túneles. Nunca se logró destaponar y decidieron inundar casa de máquinas.

Siete: Impacto negativo de los explosivos en la estabilidad de la montaña.

Las voladuras se iniciaron del 3 al 11 de mayo, y a partir de las voladuras empezaron a crecer los derrumbes

agregó.

Ocho: Destaponamiento de túnel que inundó a Puerto Valdivia.

«Dice el interventor entre comillas ‘En este momento era evidente que no tenían control de los túneles de desviación […],constructor no tenía control túneles, un error constructivo. Los tapones mostraban evidencia que en dos casos podrían destaponarse súbitamente […] ese destaponamiento que ocurrió en Puerto Valdivia estaba casi que previsto», concluyó.

Afirmó el gobernador de Antioquia que EPM tenía la obligación de entregar a Hidroituango el 28 de noviembre de 2018; y como eso no pasará, como socio mayoritario con el 52 % del proyecto, está en la obligación de reclamar.