No fue a comprar unas arepas, cómo en repetidas ocasiones dijo con llanto y angustia la mamá de Maximiliano Tabares Caro, desaparecido hace un mes en zona limítrofe de Remedios y Segovia.

“Una cosa que horroriza y que nos debe llamar a la reflexión”, afirmó Aníbal Gaviria, gobernador de Antioquia.

Le recomendamos leer: Fiscalía investiga denuncias de millonaria estafa con Cryptomoneda, promocionada por influenciadores

Con esta expresión, el gobernador Aníbal Gaviria confirmó que la mamá del niño, el padrastro, la abuela y tres personas más fueron capturados por presuntamente ofrecerlo a una secta satánica conocida como los “Carneros”, de la que todos hacen parte. Su cuerpo no aparece.

“En últimas, ¿Qué pasó con él? Solidaridad con la gente de Remedios y solidaridad con la gente de Segovia que están consternados”, dijo el Gobernador de Antioquia.

El mandatario calificó el caso como aberrante y dijo que no hubo denuncia a tiempo.

“Parece que había unas sospechas en los vecinos de esta familia y no se hicieron conocer”, puntualizó Gaviria.

Las capturas ya fueron legalizadas y en las próximas horas iniciaría la imputación de cargos por 7 delitos. La familia, que estuvo a punto de ser linchada permanece en el búnker.