El gobernador de Nariño, Camilo Romero, ha sido uno de los principales detractores de las fumigaciones de cultivos de uso ilícito, pues los antecedentes de demandas por parte de otros países y la falta de contundencia en esta alternativa han generado migración en los cultivos, mas no soluciones reales que prevalezcan en el tiempo.  

“Ya nos fumigaron, ya tenemos demanda del Ecuador, ya han hecho lo que han querido con este territorio, nosotros defendemos la vida, defendemos el territorio, defendemos nuestra comunidad y lo que nosotros planteamos es que haya una presencia integral del Estado territorio, que sea el Estado y no la delincuencia, la criminalidad, quien ocupe el territorio, hay una deuda pendiente y entonces lo único que se les ocurre ya creado el problema, es fumigar este territorio y fumigar a su gente, es con eso con lo que no estamos de acuerdo y no estamos de acuerdo por un sentido lógico, es que no van a resolver el problema de fondo, porque van a seguir las familias que se desplazan a otro territorio, en cuestión de meses o de años van a tener el mismo resultado”, indicó Romero.

Para el mandatario gubernamental es importante que el narcotráfico se resuelva de manera integral en el mundo y no únicamente como problema de los mandatorios locales, por lo cual señaló que debería existir una postura nacional, frente a este tema, para fomentar políticas que permitan un acompañamiento internacional y presencia integral del Estado.

“Necesitamos todo el respaldo, todo el apoyo, toda la decisión institucional y democrática. En nuestro país y también a nivel internacional, lo que les digo es que cualquier política antidrogas que no contemple, que no converse con las comunidades productoras, será una política antidrogas fracasada porque ya son 50.000 familias en Nariño, más de 100.000 en todo el país y entonces lo único que se les ocurre es fumigarnos, ponernos otro problema en lugar de solucionar el problema real”, añadió.   

Según el gobernador, más de 100.000 familias en Colombia serían afectadas por las fumigaciones sin propicias alternativas para el desarrollo; concluyó asegurando que desde el departamento de Nariño se continuará defendiendo la vida y los derechos de la comunidad.