A seis días del paro agrario que anunciaron los agricultores y caficultores, el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, anunciaron algunas medidas que beneficiarán al sector campesino.

En primer lugar, el Gobierno autorizó pagar los 60 mil millones de pesos que estaban pendientes desde el 2013 de Protección del Ingreso Cafetero –PIC-, a los cafeteros que llenaron la solicitud “completa y veraz”.

“Había un grupo de personas, más de 135 mil cafeteros, que aseguraban que no se les había cancelado el PIC de 2013 por sus ventas. Sin embargo, logramos comprobar que son solo 74 mil caficultores a quienes se les adeuda. Por ello, en las próximas semanas, la Federación Nacional de Cafeteros tendrá que cancelar la deuda”, dijo Iragorri.

La segunda medida favorecerá a los agricultores que tengan deudas menores a los 20 millones de pesos, debido a que se les congelará la deuda.

El ministro del Interior dijo que los “campesinos que no toman créditos con el Banco Agrario sino con la banca privada se podrán beneficiar con el congelamiento de la deuda” y agregó que esto le permite a los campesinos “tener oxígeno” para seguir cultivando y luego pagar la deuda.

Por su parte, el Ministro de Agricultura indicó que el sector rural ha recibido 7 billones de pesos por beneficios directos y 12,6 billones por concepto de créditos para el sector.

Publicidad

“Solo en el primer trimestre de este año, los créditos suman 1,5 billones de pesos, en 55.000 operaciones de crédito, un incremento del 19 por ciento frente al 2013”, afirmó Lizarralde.

Mauricio Cardenás explicó además que para la financiación del sector agropecuario se extendió el impuesto 4 por 1.000, de los cuales dos puntos van para el agro, lo que representa un incremento del 181 por ciento.

Según el ministro del Interior, estas medidas no pretenden frenar el paro. “Pareciera que quienes están promoviendo el paro lo hacen con fines electorales, no hay otra razón. Como la decisión de marchar es política, no estoy seguro que se conjure el paro” concluyó Iragorri.