El vicepresidente de la República, el general (r) Óscar Naranjo, ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas hizo un balance de la implementación del acuerdo de paz con las Farc y resaltó logros como la dejación de armas, el desminado y la puesta en marcha de la JEP.

Naranjo dijo que “el gobierno del presidente Santos, próximo a concluir su mandato el 7 de agosto, deja un proceso de implementación de los acuerdos sobre unas bases muy firmes”.

Asimismo, explicó que son “más de un centenar de normas expedidas, 44 leyes aprobadas por el Congreso, seis actos legislativos que modificaron nuestra Constitución y más de medio centenar de decretos que marcan la solidez jurídica de la implementación de los acuerdos”.

El vicepresidente también pidió cuidar la paz en Colombia, asegurando que “significa en principio reconocer que los esfuerzos y liderazgos del presidente para alcanzarla, no se basaron en un cálculo político sino en la convicción ética de que era impostergable poner fin a 53 años de violencia, que tristemente se llevó la vida de 220.000 colombianas y colombianos”.

Por otra parte, el director de la Misión, Jean Arnault, destacó el trabajo que ha hecho el Gobierno nacional para aplicar el acuerdo de paz y dejar las bases sentadas del posconflicto para la próxima administración.

El progreso quizás ha sido parcial, y retrasos pudieron haber ocurrido, pero hemos sido más exitosos en la implementación trabajando en colaboración que si hubiésemos trabajado de manera separada

sostuvo Arnault.

Finalmente, el embajador de Estados Unidos, Jonathan R. Cohen, manifestó que confían en que se mantenga el ímpetu que se ha tenido hasta el momento con este acuerdo de paz. “Garantizar una justicia verdadera es vital para que haya reconciliación”, concluyó.