Las vacunas que adquirió Colombia para iniciar su Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19 este 20 de febrero, son seguras y eficaces, según lo han demostrado los estudios publicados y los análisis desarrollados por las diferentes agencias reguladoras en el mundo.

No obstante, frente a ellas el país tiene garantizado un plan de farmacovigilancia, el cual servirá para identificar posibles o eventuales reacciones adversas tras la aplicación de la vacuna contra el coronavirus.

Publicidad

En el país, la labor está a cargo del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) que, entre otras, se encarga de cumplir con las siguientes tareas:

  • Analizar eventos adversos y demás problemas relacionados con medicamentos, emisión de señales e información de seguridad en farmacovigilancia a nivel nacional.
  • Adelantar en coordinación con las autoridades competentes y de acuerdo con las disposiciones legales vigentes, las funciones de vigilancia epidemiológica de resultados y efectos adversos de los productos competencia de la Dirección de medicamentos y Productos Biológicos.
  • Gestionar las bases de datos de eventos adversos y problemas relacionados con medicamentos y con otros productos de competencia de la Dirección de Medicamentos y Productos Biológicos.

Vea también: Los detalles en la autopsia a la mujer asesinada por su exnovio policía

Finalmente, las entidades territoriales, IPS y EAPB deberán contar con un programa institucional de farmacovigilancia y reportar al Programa Nacional de Farmacovigilancia, a cargo del Invima, las sospechas o eventos adversos registrados.