Con cartas, fotos y videos, el Gobierno nacional demostró que el régimen de Venezuela está sirviendo como santuario a los cabecillas e integrantes de los Grupos Armados Organizados residuales y ELN, “que son incluso protegidos por las Fuerzas Militares del vecino país”, aseguró el Ministerio de Defensa.

“Los delincuentes colombianos reciben atención médica en Venezuela, tienen arraigo en ese país al punto de ser titulares de cuentas bancarias, hacen turismo y tienen propiedades allí, sin que las autoridades del régimen los persigan o los traten como delincuentes”, sostuvo el ministerio en el informe presentado a medios de comunicación este lunes.

Adicionalmente, el documento denuncia que “los cabecillas cuentan con protección para los integrantes de sus grupos de seguridad, quienes además tienen libre acceso a bases militares como ocurre en El Nula”, población del estado Apure, que limita con Colombia.

Coordinación del ELN con autoridades venezolanas en la frontera

El informe detalla que “los integrantes del ELN mantienen reuniones con autoridades administrativas venezolanas quienes han recibido comunicaciones de parte de los delincuentes para organizar reuniones con grupos indígenas, de forma pública, como ocurre en el caso particular de Francisco Arias Cárdenas, actual embajador de Venezuela en México, y quien fue gobernador del estado Zulia entre 2012 y 2017”.

También indica que “el GAO ELN tiene en Venezuela, a lo largo de la frontera al menos 36 campamentos, 10 puntos de redes de apoyo y cuatro áreas de finanzas desde las que maneja su operación de narcotráfico”.

Por último, el documento sostiene que las múltiples actividades financieras del GAO ELN queda en evidencia en “la compra y venta de vehículos, compra de tierras, actividades agrícolas y la finca raíz”.

Publicidad