Así se lo manifestaron rectores y padres de familia a la ministra de Educación, María Victoria Angulo, representantes de las principales agremiaciones de colegios privados y de las asociaciones de padres de familia que, a instancias de la Comisión Sexta del Senado, debatieron el tema del costo de las matrículas, la imposibilidad de millares de padres para poder pagar las pensiones y la crisis de las instituciones educativas privadas.

Muchos fueron los pedidos y preguntas para la ministra de Educación, María Victoria Angulo. Comenzando por un subsidio directo educativo.

“No es una cultura de endeudamiento sino el bono educativo solidario directo para los padres de familia”, dijo el presidente de la Confederación Nacional de Federaciones y Ligas de Asociaciones de Padres de Familia, Carlos Ballesteros.

“La educación privada no está concentrada en los estratos cinco y seis, hay pensiones desde 60 mil hasta 300 mil pesos, en los estratos 1, 2, 3 y 4, que son el fuerte que atendemos en todo el territorio nacional”, dijo la profesora Martha Yaneth Castillo, presidenta de la Confederación Nacional de Asociaciones de Rectores y Colegios Privados.

Pero la crítica más fuerte con lo que llamó falta de gestión del Gobierno nacional para tomar decisiones de alivio para sus colegios vino por parte del vocero de la Asociación de Instituciones Educativas Privadas de Norte de Santander, Ángel José Suárez: “ministra, no nos humille más. No vale la pena que este Gobierno se convierta en el sepulturero de las instituciones educativas privadas”.

En su intervención, la ministra de Educación hizo una presentación general de lo hecho en esta temporada de pandemia, pero no resolvió ninguna pregunta de los actores del sector.

“Señora ministra, se quedan muchas preguntas sin respuesta. Qué vamos a hacer con dos millones de niños que están en la educación privada, señora ministra”, concluyó la senadora conservadora Soledad Tamayo, citante del debate que se prolongó durante varias horas de este viernes en la Comisión Sexta del Senado.