Después de 46 días de paro camionero y encuentros con el Gobierno para negociar el levantamiento de las operaciones del gremio, las partes consiguieron pactar un acuerdo.

El paro de transportadores generó desabastecimiento en varias ciudades y altos precios en alimentos. Luego de que el miércoles 20 de julio las negociaciones se reanudaran tras casi una semana sin diálogo se concretó el acuerdo de 27 puntos.

El ministro de Transporte, Jorge Rojas, resumió los acuerdos en tres puntos. “Primero, en las condiciones económicas: no volvemos a la tabla de fletes: segundo se garantizarán los recursos para que el pequeño transportador pueda chatarrizar su vehículo; y tercero se sostiene el uno a uno para promover modernización, proteger patrimonio de transportadores y reducir sobreoferta”, es decir que por cada camión nuevo que ingrese al mercado otro debe ser destruido.

El acuerdo incluye el compromiso del Gobierno de establecer procedimientos claros para facilitar el trabajo a los pequeños transportadores y eliminar la ilegalidad y la corrupción.

Publicidad