El quinto día de paro en el Cauca estuvo marcado por cruce de mensajes entre el Gobierno y los manifestantes. El CRIC y los campesinos mantienen dominio de la vía Panamericana y los misak tratan de hacerse al control del corredor humanitario.

Campesinos que hacen parte de la minga de resistencia, concentrados en El Cairo, indicaron que ser reconocidos como sujetos de derecho les permitirá acceder a políticas públicas, ser censados y tener oficinas campesinas en los entes territoriales.

“Nosotros luchamos por la defensa del agua, por la vivienda, por el derecho a la ciudad y esas son cosas que le competen necesariamente a este Gobierno. Sobre todo, quienes nos encontramos aquí en el punto de El Cairo luchamos por el reconocimiento del campesinado como sujetos de derecho”, indicó Jhonatan Centeno, líder campesino.

Refutaron las aseveraciones del Gobierno que indica apenas llevar unos meses en el poder, pero ya tener destinados varios billones de pesos para los indígenas y los trabajadores del agro.

“De lo que se trata no es tanto de cuánto disponen sino cómo van a disponer de ellos. Y lo importante es que este escenario de negociación al que estamos llamando al presidente de la República sea un escenario para pactar”, agregó Centeno.

El quinto día de paro finaliza con cierre total de la vía Panamericana y un intento de cierre al corredor humanitario protagonizado por comunidades negras, a esta hora los indígenas misak intentan hacerse por quinto intento al control de la vía en el sector de Corrales, zona rural de Morales.

Camilo Fajardo

Publicidad