Las autoridades impactaron a la denominada subestructura ‘Clan del Golfo’, un grupo criminal que habría pactado una alianza con las disidencias de las FARC ‘Segunda Marquetalia’ para confrontar al ELN en Nariño y Cauca, y controlar la salida de cocaína.

Jesús Marino Cortés Cortés, alias ‘Robinson’ o ‘Tocayo’, señalado cabecilla armado de esta organización, fue capturado en diligencias realizadas de manera articulada con la Policía Nacional, en Santander de Quilichao (Cauca).

Podría leer: Supuesto autor del magnicidio del presidente de Haití, se declara inocente

Este hombre sería el principal responsable de preparar artefactos explosivos y ejecutar ataques contra la fuerza pública y el ELN en la modalidad de ‘pisa suave’, que consiste en camuflarse en la vegetación durante varias horas y arrastrarse con cautela para acercarse a una posición específica con el propósito de realizar un homicidio o activar una carga explosiva.

Adicionalmente, hay indicios de que, supuestamente, era el mayor reclutador de personas en la región para aumentar la capacidad de la estructura.

Lea más: Secretario de Salud de Bogotá denuncia demoras en pagos a IPS por vacunación

Por estos hechos, una fiscal imputó a alias ‘Robinson’ o ‘Tocayo’ los delitos de: concierto para delinquir agravado, y fabricación, tráfico, porte de armas de uso restringido, de uso privativo de las fuerzas militares o explosivos. El procesado no aceptó los cargos y recibió medida de aseguramiento en centro carcelario.

‘Robinson’ perteneció al ELN, donde habría conocido diferentes técnicas de manejo explosivos. En las investigaciones se estableció que era considerado uno de los supuestos sucesores de alias ‘Matamba’, el máximo cabecilla de la subestructura Cordillera Sur del ‘Clan del Golfo’, quien fue capturado hace dos meses en Floridablanca (Santander).

Vea también: Carro que explotó en gasolinera de Cali estaba cargado de marihuana

Juan Larinson Castro Estupiñán, alias ‘Matamba’ al parecer, pagó a alias ‘Otoniel’ por una franquicia del ‘Clan del Golfo’ y recibir apoyo para enfrentar al ELN en el sur occidente del país.

De esta manera, presuntamente, asumió el control de un grupo armado de 200 hombres y, posteriormente, pactó una alianza con la estructura residual conocida como ‘Segunda Marquetalia’.