Después de diez meses de soportar la presión de 750 metros cúbicos de agua por segundo y luego de desinundarse, en la casa de máquinas de Hidroituango se ve bien la estructura de la caverna, no tanto los equipos por valor de 110 millones de dólares.  

«Las unidades 1 y 2 tienen un gran deterioro sobre todo en los concretos que tienen que ver con las turbinas que es el lugar por donde están los tubos, por donde entro el agua a la entrada, por ahí el agua es como si estuviera socavando los tobillos de un ser humano porque es socavar la estructura de esa zona de casa de máquinas», indicó William Giraldo, vicepresidente de Proyectos Generación de Energía EPM.

Además de la casa de máquinas, cinco galerías de acceso como estas estuvieron completamente inundadas. Una socavación se halló cerca a casa de máquinas.

«Se va a hacer un estudio patológico de cómo está la estructura en este momento, nosotros la vemos bien pero los especialistas mirarán qué refuerzos hay que ponerle, si es necesario o no es necesario, y con ese estudio sabremos definitivamente en qué estado está», manifestó John Maya Salazar, vicepresidente ejecutivo de EPM.

La prioridad ahora es reparar la oquedad que provocó el cierre de compuertas. Se estima en 20 meses.

«Es una oquedad que tiene más o menos 80 metros de altura, por 25 metros de ancho y otros 25 metros o 30 de largo. Esas son las medidas aproximadas pero lo que estimamos es que son por ahí 55.000 metros cúbicos de material con el cual hay que llenar», agregó Giraldo.

Hidroituango está en 70 por ciento de la construcción. Para 2021 pretenden generar energía. En este momento el estimado del valor del proyecto es de 14.2 billones de pesos.

Publicidad

Yolanda Bedoya